A pesar de que cocinar y ser todo un cocinillas está en auge, muchas personas siguen siendo reacias a ponerse delante de los fogones. Aunque algunos y algunas tengan que ponerse manos a la obra alguna que otra vez porque no tengan más remedio, es cierto que por la noche la energía disminuye y se hace más pesado dejar atrás el sofá para meterse en la cocina. Por eso, las cenas son las grandes afectadas del efecto pereza, que se traduce en llamar a algún tipo de restaurante para pedir cena y consumirla en casa, hacer un pedido a través de alguna aplicación móvil o en salir en busca y captura de algún restaurante que nos guste.

El efecto pereza puede solucionarnos la papeleta de la cena de vez en cuando, pero si se ha convertido en costumbre y/o rutina, es hora de hacer frente. ¿Por qué? Pues porque pedir comida a domicilio o salir a cenar fuera suele ser sinónimo de comida poco saludable. Por ello es más que conveniente vencer todas las perezas posibles y preparar nuestra propia cena en casa, de una forma sencilla, rápida y muy rica, para no sucumbir en otras tentaciones. A continuación, vamos a darte una serie de ideas para cenar fácil y rico.

Ensalada a tu gusto

Un recurso que nunca falla son las ensaladas. Son muy fáciles de preparar y puedes hacerlas completamente a tu gusto. Las opciones son infinitas y muy variadas. Una opción de ensalada sería la de lechuga, tomate, zanahoria, maíz y remolacha, aliñada con un poco de aceite de oliva virgen extra. Además de ser un plato sano, el colorido en su presentación seguro que te alegra la noche. Para que quede aún más profesional, pon la cena en un plato bonito y bien presentado, seguro que así parecerá que estás en un restaurante.

Sandwich a tu gusto

Hablamos ahora del sandwich, pero englobamos aquí a lo que se refiere a «pan con algo». Lo importante para que esta idea se pueda llevar a cabo a la hora de preparar una cena rápida es tener en casa un buen pan, preferiblemente integral. El pan se puede congelar fácilmente, por lo que es recomendable tener siempre un poco en el congelador. Nuestra idea top para esta cena fácil es hacer dos rebanadas de pan por separado y tostarlas. Mientras tanto, puedes preparar un aguacate, que esté aplastado y mezclado con un poco de aceite de oliva, pimienta y limón, que usaremos para una de las rebanadas. Para la otra rebanada puedes preparar unas rodajas de tomate recién cortada, y aliñar con un poco de aceite y albahaca.

Conservas

Las conservas en general son un gran aliado y complemento para numerosos platos. Este tipo de productos nos pueden ayudar a ahorrar tiempo y vencer la pereza para preparar infinidad de platos. Aclaramos que en este caso nos referimos a conservas de alimentos concretos y no a platos ya cocinados. Las conservas las podemos encontrar principalmente en dos formatos: en vidrio y en lata. En este artículo de alimentos en lata puedes ver algunas opciones en lata, pero aquí te vamos a referirnos a las conservas envasadas en vidrio. Una de nuestras conservas favoritas son las legumbres, especialmente los garbanzos, ya que nos da múltiples posibilidades: hacer un hummus rápido (para dipear con palitos de zanahoria), saltearlos con unas verduritas o para añadir a una ensalada y que sea más completa.

Tortilla

Un clásico de las cenas fáciles y ligeras es la tortilla, pero no por ello íbamos a dejar de mencionarla. Lo más rápido es que optes por una tortilla francesa, pero si quieres dar algo de chispa, pero no liarte a hacerla de patata que requiere más tiempo y paciencia, siempre puedes hacerla con algún vegetal como calabacín o espárragos. Otra opción con el huevo sería hacer un revuelto. El revuelto es aún más sencillo, porque ni siquiera hay que estar pendiente de si la tortilla se pega a la sartén o si hay que darle la vuelta. Una vez más, las opciones para un revuelto son casi infinitas. Nuestra idea es que lo combines con una setas, un poco de ajo salteado y perejil picado. Buenísimo.

Crema de verduras

No nos referimos a la crema de verduras ya preparada. En esta ocasión hacemos algo de trampa, ya que esta idea de cena requiere algo de preparación, pero te aseguramos que no te arrepentirás. Nuestra recomendación es que un día a la semana saques un poco de tiempo y prepares un crema de verduras. Haz bastante cantidad, para que puedas consumirla a lo largo de la semana o congelarla. Son muy fáciles de preparar y de una sentada sacarás varias raciones. Una de nuestras cremas favoritas es la de calabaza, zanahoria y patata. Solo tienes que meter los ingredientes en una olla con un poco de aceite, sal y agua y dejar que se cocine todo. Cuando esté todo blandito, hay que triturar con una batidora y listo. Más fácil, imposible.

Valora nuestra guía y comparte nuestras opiniones

No votes yet.
Please wait...