El centro de operaciones por excelencia de una cosa es la cocina, no cabe duda. Es tanto el protagonismo de la cocina en los hogares que no es de extrañar que cada vez más personas opten por abrirlas a los salones a comedores y que esos grandes espacios resultantes sean el gran espacio en el que disfrutar en casa y en familia. A pesar de que las cocinas son una de las estancias a las que más atención prestamos y en las que pasamos mucho tiempo de manera inevitable, no debemos olvidar que en ellas hay algunos peligros que pueden hacer que nos llevemos algún susto innecesario.

A continuación, nombraremos una serie de consejos para evitar posibles percances en la cocina. Estos consejos son válidos para todo tipo de familias y personas que puedan habitar una casa.

Tener el suelo siempre limpio

La cocina es, como ya hemos dicho, el centro de operaciones por excelencia de la casa. Aquí es donde cocinamos todos los días y el acto de cocinar trae consigo movimiento y, por consiguiente, también suciedad. Es fundamental que limpiemos el suelo de la cocina después de ensuciarlo, ya que es uno de los grandes afectados cuando se cocina y se preparan comidas: de gotas de aceite que pueden caer mientras algún alimento está dorándose en la sartén, de agua que se nos puede caer tras lavarnos las manos y un largo etc. Dejar posible suciedad en el suelo puede tener como consecuencia algún resbalón, sobre todo si lo que hay en el suelo es líquido.

No guardes utensilios inservibles

Si en tu cocina hay algún tipo de plato, vaso o utensilio de cocina roto, no lo guardes más tiempo en tu casa. Es muy posible que estos objetos malheridos puedan causar algún tipo de corte. Infórmate bien de dónde puedes depositar esos objetos, pero seguramente haya un lugar mejor para ellos lejos de la alacena de tu cocina.

Cuidado con los cuchillos

Con esta advertencia no solo nos referimos a los niños, que también, si no a todo el mundo que pase por la cocina. Hay que tener mucho cuidado con dónde dejamos apoyados los cuchillos y demás, para evitar que se puedan caer y darnos un susto. Igualmente, mientras se esté cocinando hay que tener cierta precaución con su uso e impedir que los niños los cojan.

Y cuidado con los niños

Un clásico en todas las advertencias de una casa son los niños, los más pequeños de las familias. Hay que intentar que los peques no se acerquen o tenga contacto directo con elementos como cuchillos, como justo acabamos de comentar, pero también con otro tipo de objetos, como pueden ser los productos de limpieza. Etiqueta siempre los productos de limpieza ya que, además de los niños, sirve de advertencia para que cualquier persona pueda leer qué contiene el envase por si hiciera falta que use alguno.

Atiende a posibles incendios

Un incendio siempre es posible en una cocina. Mientras cocinamos, ya sea en una cocina de gas, vitro, horno o microondas, estamos generando calor. Si nos descuidamos, hay un riesgo de que pueda ocurrir algo que no queremos que pase. Existen sistemas para alertarnos sobre incendios, como los de TPContraIncendioySeguridad, pero para una casa particular igual no es necesario. Lo único que debemos hacer es no alejarnos de la zona de acción mientras se cocina y podremos controlar en todo momento lo que pasa.

Aunque no llegue a producirse un caso extremo como el incendio, es importante controlar estas fuentes de calor, ya que nos podemos quemar sin querer. Cuando termines de utilizar todos estos aparatos, asegúrate de que están apagados.

Cuidado con las distracciones

La tecnología ha llegado para quedarse y ni si quiera la cocina se libra de su presencia. Mientras estés cocinando intenta no utilizar el teléfono móvil para tener conversaciones, ya que pueden hacer despistarte. Si lo que quieres es mirar una receta en Internet, nuestro consejo es que mejor que la escribas en un papel y no tengas que estar cogiendo el móvil mientras cocinas, ya que además de incómodo, mancharás tu smartphone.

Valora nuestra guía y comparte nuestras opiniones

No votes yet.
Please wait...