Una de las grandes preguntas que se plantean cuando una cocina está haciéndose es la de la iluminación. La cocina es algo así como un centro de operaciones en casa, puesto que allí es donde las familias se congregan para preparar las comidas, cenas y lo que haga falta.

La luz natural siempre es bienvenida

Puede parecer algo obvio, pero que una cocina cuente con luz natural es casi fundamental. El primero de sus beneficios, y puede que uno de los más destacables, es el ahorro de energía que supone no tener que encender una luz artificial. Además, una fuente de luz natural suele ser debido a que la estancia tiene una ventana, lo cual es fantástico para airear la estancia cuando sea necesario.

Puntos de luz estratégicos

Vale, puede ser que cuentes con una magnífica ventana que da luz a tu cocina cuando el sol está despierto, pero ¿qué ocurre cuando se hace de noche? Es imprescindible que nuestra cocina esté perfectamente iluminada y preparada para afrontar las cenas y los desayunos muy, muy madrugadores.

Además de contar con una luz artificial «general» en la estancia, es importante fijarnos bien en los puntos más estratégicos de nuestra cocina para darle importancia y colocar una luz en esos casos. Por ejemplo, si dispones de muebles altos es una gran idea colocar luz bajo estos, de modo que la encimera quedaría iluminada.

La encimera en general suele ser uno de los puntos clave a iluminar. Si no dispones de muebles altos, puedes potenciar tu zona de trabajo en la encimera, por ejemplo, con una lámpara colgante. Aunque iluminar correctamente en espacio de encimera nos parece lo más prioritario, otras puntos también nos parecen interesantes para que sean iluminados.

Por ejemplo, debajo de la encimera podemos colocar tiras de led que nos permitan ver con claridad que hay dentro de los cajones o puertas que quedan debajo. Muchas veces dejamos de usar utensilios o nos olvidamos de algunos alimentos porque, simplemente, no los vemos.

Aprovecha el techo

Ya hemos comentado que aunque dispongas de luz natural, hay que estar preparado para la noche. Es fundamental tener buena iluminación en toda la cocina para la noche, no solo en los puntos estratégicos. Y si por desgracia no dispones de una buena luz natural, pon aun más atención en este aspecto.

Para los más prácticos, una de las opciones más viables sería contar con una lámpara apta para tubos led como los que podemos encontrar en LamparaDirecta.es. Otra opción similar seria la de instalar pequeños focos led empotrados en el mismo techo.

Si lo que buscas es algo más creativo, puedes buscar una lámpara de techo decorativa, eso si, fíjate bien en si puede aguantar el ritmo frenético de la cocina. Esta opción, a priori, puede parecer la menos práctica, pero todo depende del resultado que quieras conseguir.

No te olvides de la limpieza

Sea cual sea tu solución ideal para iluminar la cocina de tus sueños, no te olvides de incluir en la rutina de limpieza de tu casa las luces de la cocina. Según la opción que tengas, esta limpieza debería hacerse con mayor o menos frecuencia, pero lo que importa es que no nos olvidemos de tener especial cuidado.

Al ser un objeto que no está a nuestro paso es fácil que se nos pase por alto mantener siempre limpia la luz artificial. Además de por lo obvio de la higiene, tener la luz siempre limpia nos facilitará mejor la visión.

Valora nuestra guía y comparte nuestras opiniones

No votes yet.
Please wait...